Música maestro

Música maestro

El cine esta considerado un arte, pero en realidad es la unión de muchas y variadas disciplinas. En una película intervienen actores, decoradores, iluminadores, sastres, peluqueros, carpinteros, informáticos, diseñadores,... y también buena parte de ese todo lo compone la música. Antes de que el cine fuera sonoro, muchas de las películas se proyectaban en salones sobre un lienzo mientras una pequeña compañía de músicos, muchas veces un simple pianista, acompañaba las imágenes con música en directo. No es extraño que la primera película sonora famosa sea El cantor de Jazz (1927)
La música se hace presente tanto en los créditos iniciales como en los finales. Se recuerdan aquellas que, aunque solo sean con un fragmento, marcan momentos claves de la película. Así tenemos la escena de la ducha de Psicosis (1960) o la música que acompaña los ataques perpetrados por un escualo en Tiburón (1975). Al menos en el cine actual la música está presente en todo el metraje, aunque a veces solo nos demos cuenta en momentos muy marcados como puede ser cuando Andrew Beckett, el personaje de Tom Hanks en Philadelphia (1993), nos deleita a todos con la música de Maria Callas. Tan acostumbrados estamos a ello, que cuando alguien como Alejandro Amenabar nos deja sin música en Los otros (2001) nos causa desazón.
Hay músicas cuyas primeras y reconocidas notas ya nos sumergen en otros mundos. La gente se ve empuñando un sable láser con el inicio de Star Wars: Episodio IV - Una nueva esperanza (1977), volando sobre la ciudad con las primeras notas de de Superman (1978), viajando por África con el inicio de Memorias de África (1985), soñamos con ser unos grandes arqueólogos con las notas de Indiana Jones o a bordo de un barco pirata con las notas de Piratas del Caribe. Es oír las primeras notas en el piano de As times goes by y trasladarnos a Casablanca (1942) al Rick's cafe. Oímos las primeras notas del The godfather waltz de Nino Rota y en nuestra cabeza vemos a don Vito Corleone acariciando un gato el día de la boda de su hija. Quizá no seamos muy fans de la música clásica pero oímos las primera notas de Así hablaba Zaratustra, y nos vemos navegando por el espacio de la mano de Kubrick, o las notas del Carmina Burana para ser el rey Arturo con sus caballeros. Con oír las primera notas de E.T. the Extra-Terrestrial nos vemos montados en una bici cual Elliot y con un alien en nuestra canastilla. Es oír el Love theme de Blade Runner (1982) y vernos en un Los Angeles de coches voladores.
Sobretodo cuando son canciones individuales, cortas y comerciales, las músicas creadas para el cine toman un vida propia. Blaze of glory compuesta por Jon Bon Jovi para Arma joven (1988), Elevation de U2 para Lara Croft: Tomb raider (2001), Ghostbusters de Ray Parker Jr para Los Cazafantasmas (1984) . Stevie Wonder hizo casi mas famoso su I just called to say I love you que la película La mujer de rojo (1984). The power of love es un clásico del rock de Huey Lewis & The News surgido de Regreso al futuro (1985). Over the rainbow interpretado por Judy Garland, y con el tiempo por multitud de artistas, es un clásico popular pero no hay que olvidar que es la banda sonora de El mago de Oz (1939). Grupos de éxito bestial en Europa como Roxette, no tuvieron un alcance mundial hasta que no consiguieron poner su It must have been love en la escena en la Vivian se marcha llorando en la limusina en Pretty Woman (1990). Por si alguien no conocía al rockero Bryan Adams, lo acabó de conocer con dos baladas para dos películas (Everything I do) I do it for you en Robin Hood: Príncipe de los ladrones (1991) y con All for love, junto a Sting y Rod Stewart Los tres mosqueteros (1993).


Música maestro

Música maestro

Quizá uno de los álbumes mas importantes de la década de los 90 sea Use your illusion de Guns n' roses, y este contenía el tema que todo el mundo vincula con Terminator 2: El juicio final (1991), y eso que en la película solo se oye brevemente el tema You could be mine. Hay temas que la gente nunca acaba de ubicarlos en una película como el Arthur's theme (Best that you can do) de Christopher Cross, y eso que en el título ya lo dice que pertenece a la película Arthur, el soltero de oro (1981) . Hay canciones tan, tan, tan grandes que obligan a tener su propia película, aunque esta solo suene al final de ella, como el tema Purple rain de Prince & The revolution, que suena Purple rain (1984) que está protagonizada por Prince y las Revolution. Todo queda en casa. Otra canción que la gente no acaba de colocar es el tema Happy de Pharrell Williams que pertenece Gru 2: Mi villano favorito (2013). Raindrops keep fallin' on my head fue uno de los temas de mas éxito de los 70, y se oyó por primera vez en Dos hombres y un destino (1969). Knockin' on heaven's door es uno de los grandes temas de Bob Dylan, pero si lo buscas has de hacerlo en la banda sonora de Pat Garrett y Billy the kid (1973) de Sam Peckinpah. Let the river run es otro de aquellos temas que al oírlo algo te lo hace familiar, encajarlo con Armas de mujer (1988) es mas complicado. Todos reconocen el tema Live and let die, versionado por Guns n' roses, aunque el original es de Wings, o lo que es lo mismo Paul McCartney, pero la gente no suele relacionarlo con Vive y deja morir (1973) de James Bond. Las primeras notas de The pink panther theme de Henry Mancini nos lleva a ver un felino rosa, y a una serie de dibujos animados, pero en realidad pertenece al inicio de la saga del Inspector Clouseau en la película La pantera rosa (1963). Up where we belong cantada a dúo por Joe Cocker y Jennifer Warnes, es una de las baladas famosas que existen, pero también la banda sonora de Oficial y caballero (1982).
Curioso también es el fenómeno de canciones que ya existian y una película las recupera y las relanza. Así tenemos el Pretty woman de Roy Orbison, que de paso da nombre a la película Pretty woman (1990). El tema I will always love you que Dolly Parton ya canta en La casa más divertida de Texas (1982), pero que en cambio no fue hasta que Whitney Houston la interpretó en El guardaespaldas (1992) diez años mas tarde que no fue un boom. Otro tema que tomo nueva vida fue el Que será será, cuando Alfred Hitchcock lo incluyó en su película El hombre que sabía demasiado (1956). Unchained melody era un clásico de los Righteous brothers hasta que pasó a ser la canción de Ghost (Más allá del amor) (1990). Old time rock and roll de Bob Seger pasó en cuatro años a ser la canción de Risky Business (1983). O el clásico de Chuck Berry You never can tell, ya es el baile de Mia y Vincent en Pulp fiction (1994).
Otro caso curioso son los temas como Moon river de Henry Mancini. Suena por primera vez y muy brevemente en Desayuno con diamantes (1961), pero el tiempo ha hecho que cualquier película romántica que se precie, lo haga sonar en un momento u otro, que directores como Steven Spielberg nos lo cuele a la que nos despistamos. Un tema que todos hemos oído o cantado es White Christmas en la voz de Bing Crosby, pero es algo que surgió a partir de Navidades blancas (1954).
Footloose (1984), Staying alive (1983), Fiebre del sábado noche (1977), Flashdance (1983), Fama (1980) o Granujas a todo ritmo (1980) son películas que sin ser exactamente un musical, sus bandas sonoras casi dicen lo contrario. El cine aunque suele ser bastante clásico en todos los temas, siempre ha acabado por incorporar los sonidos de la época en las que vive. Así el rock alternativo de Blondie sonaba con su Call me American Gigolo (1980), la música disco de los Bee Gees con Night fever sonaba en Fiebre del sábado noche (1977), el rap de Coolio Gangsta's paradise en Mentes peligrosas (1995), todo el sonido de la Motown en Las noches rojas de Harlem (1971).
Otra mezcla poderosa entre el mundo musical y el cine es cuando los propios músicos se meten en el cine para hacer suya la historia. Así tenemos a Eminem en 8 millas (2002), a Madonna en ¿Quién es esa chica? (1987), The who con su musical Tommy (1975), The beatles con ¡Qué noche la de aquel día! (1964), las Spice girls en Spiceworld: La película (1997) y por supuesto la treintena de películas con Elvis Presley. No entra exactamente en la categoría de música, pero no son pocos los músicos que han hecho mucho mas que un simple cameo en el cine. Así los casos del citado Elvis Presley, Madonna, Frank Sinatra, Will Smith, Dolly Parton, Jon Bon Jovi, Withney Houston, Barbra Streisand...
En todo esta mezcla de contrastes tampoco hay que olvidar grandes homenajes a la música como manera de vivir como Wayne's World: ¡Qué desparrame! (1992) hace a los ídolos pop, o el de Begin again (2013) que hace por los músicos de corazón, el de 8 Millas (2002) por los músicos marginales, El hombre del brazo de oro (1955) y la música como obsesión, Casi famosos (2000) y la vida en la carretera de las bandas de rock, El pianista (2002) que es mucho mas que una feroz crítica a los autoritarismos, Moulin rouge (2001) como homenaje a la música pop, como también lo es ¡Canta! (2016).
Si un género cinematográfico se basa esencialmente en la música es el musical. Ella es el medio por el que se cuenta una historia, y no su soporte. Así tenemos el moderno La ciudad de las estrellas - La La Land (2016), pero clásicos como West Side Story (1961), Chicago (2002), Sonrisas y lágrimas (1965), Cabaret (1972), Cantando bajo la lluvia (1952), Grease (1978),... que han hecho que sus canciones sean reconocibles en cualquier momento y lugar. Casos como los de Mamma Mia! La película (2008) o Across the Universe (2007) son cuanto menos curiosos, ya que son musicales montados en homenaje a toda una carrera musical, en el primer caso a los ABBA y el segundo a The beatles.
Dentro del género musical, y su influencia en la cultura popular se ha de hacer una mención especial a Disney. Las canciones de La sirenita (1989), La bella y la bestia (1991), El rey león (1994), Blancanieves y los siete enanitos (1937), Mary Poppins (1964), Frozen: El reino del hielo (2013), El libro de la selva (1967) y muchas otras se han convertido en poco menos que himnos generacionales. Antes de entrar a ver una película hay indicativos que van a tener una buena banda sonora. La mayoría de créditos iniciales de la saga de James Bond son recordadas. Cualquier película con Quentin Tarantino al frente tiene buenas canciones. O si en los créditos leemos que al frente de la música están John Williams, Howard Shore, Henry Mancini, Ennio Morricone, Maurice Jarre, John Barry, Elmer Bernstein, Michael Elfman, Hans Zimmer, James Newton Howard,... seguro que sus músicas te son familiares.
Hay temas que cogen fuerza por su solos mas allá de las famosísimas películas a las que pertenecen. Take my breath away de Berlin, Let it go de Demi Lovato, Eye of the tiger de Survivor, Skyfall de Adelle, My heart will go on de Céline Dion, Streets of Philadelphia de Bruce Springsteen, Say you, say me de Lionel Richie, Mrs. Robinson de Simon & Gardfunkel.
Para acabar el cine no puede ser ajeno a las biografías de gente tan interesante como los músicos. El homenaje de Clint Eastwood a Charlie Parker en Bird (1988), el de Milos Forman a Mozart en Amadeus (1984), En la cuerda floja (2005) dedicado a Johnny Cash, La rosa (1979) ese homenaje encubierto a Janis Joplin, el homenaje de Oliver Stone a The Doors (1991), la transformación de Jamie Foxx en Ray Charles en Ray (2004) y la de Marion Cotillard en Edith Piaf en La vida en rosa (Edith Piaf) (2007), o ese extraño homenaje a Bob Dylan en I'm not there (2007).
Por supuesto la lista está completamente incompleta, pero esto solo es una breve historia del todo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros alienigenas

Piratas

McQueen