Sustos con Ñ

Sustos con Ñ

Estamos en una época del año en el que se ha convertido en una tradición gracias al cine, celebrar la fiesta de Halloween y celebrarla viendo películas de miedo,...terror,... de sustos.
Así que repasando las redes y otros lugares que hablan de cine puedes observar que hay ciertos títulos y directores que se repiten, y todos ellos hablan español. La pasión por hacer cine en España y en Sudamérica, está desde sus incios, y rebuscando la primera referencia a una película famosa, dentro del género del terror, nos llevan a La torre de los siete jorobados (1944). Dirigida por Edgar Neville, basada en una novela de Emilio Carrere, donde nos hablan de una ciudad secreta bao el suelo del Madrid del siglo XIX, habitada por extraños seres.
Un salto a lago mas reciente nos lleva hasta la mítica y agobiante La cabina (1972) de Antonio Mercero con José Luis López Vázquez como casi único protagonista. Historia ganadora de múltiples premios, hecha para televisión, donde el que años mas tarde marcaría a generaciones con series como Crónicas de un pueblo (1971-1973), Verano azul (1981-1982) o Farmacia de guardia (1991-1995), junto a José Luis Garci, ganador del Oscar por Volver a empezar (1982), nos cuentan la historia de un hombre que sin razón se encuentra encerrado en una cabina telefónica de la que no puede escapar. Otro genio de la televisión es Narciso Ibáñez Serrador, creador de concursos televisivos famosos como 1,2,3 responda otra vez, o de series como Historias para no dormir (1966-1968, 1982), donde contaba con la inestimable aparición como protagonista de su padre, el gran actor Narciso Ibáñez Menta. Chico, como lo conoce la gente, fue el creador de la terrorífica historia ¿Quién puede matar a un niño? (1976), donde unos turistas encuentran una pequeña isla donde solo habitan niños.

Sustos con Ñ

Sustos con Ñ


Mil gritos tiene la noche (1982) sería una de las primeras incursiones de directores españoles, pero con medios americanos en este caso. Juan Piquer Simón dirige una historia sobre un asesino que decapita mujeres en serie en una universidad norteamericana. Bigas Luna nos trajo Angustia (1987) donde nos cuenta la inquietante vida de un oftalmólogo que colecciona ojos y su no menos inquietante madre, y los extraños hechos que suceden a su alrededor. Diabólico, infernal, pero mas ligero es el Día de la bestia (1995) de Aléx de la Iglesia, donde nos muestra a un gran Alex Angulo y nos descubre a un desconocido Santiago Segura, entre profecías diabólicas por las calles de Madrid. Tesis (1996) es el descubrimiento de Alejandro Amenabar, con una película basada en las snuff movies, esa leyenda de películas en las que se filman asesinatos reales. Años mas tarde el mismo Amenabar nos seguiría impactando con Abre los ojos (1997), hecha mas para inquietar que para dar miedo, y luego ya con su salto al cine de grandes presupuestos y reparto internacional con Los otros (2001), y esa casa infestada de fantasmas, y Regresión (2015) con sus sectas y cultos ocultos.
Los sin nombre (1999) fue la primera vez que Jaume Balagueró intentó asustarnos, como le fue bien volvió con una historia de una extraña casa en Barcelona con Darkness (2002), con un extraño hospital inglés en Frágiles (2005), con un edificio en el centro de Barcelona del que no salías vivo [Rec] (2007) y sus secuelas (2009, 2014), incluso con la inquietante Mientras duermes (2011). En 2005 Luis de la Madrid nos trajo la terrorífica La monja (2005), con guión de Balagueró. El mexicano Guillermo del Toro nos llevó a la Guerra Civil Española para relatarnos una historia de fantasmas en El espinazo del diablo (2001). Guillem Morales en El habitante incierto (2005), nos habla del miedo cuando crees que hay alguien mas viviendo en tu casa. J.A. Bayona se pasó por los relatos de miedo con El orfanato (2007) y su protagonista, Belén Rueda, no dudo en volver a darnos mal rollo en Los ojos de Julia (2010) de Guillem Morales.
Juan Carlos Fresnadillo se enganchó a una saga de zombies de éxito con 28 semanas después (2007) y luego nos volvió a asustar con Intruders (2011). Luis Piedrahita es famoso por su versatilidad, tanto ejerce de mago como de monologista, pero también dirigió la intrigante La habitación de Fermat (2007). Paco Cabezas nos traslada a Argentina para asustarnos con Aparecidos (2007). Jaume Collet-Serra se roderó de actores de Hollywood, como suele ser habitual, para traernos la historia de La huérfana (2009), mientras que Rodrigo Cortés solo necesitó meter a un único actor en un ataúd para asustarnos en Buried (2010).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Encuentros alienigenas

Piratas

McQueen